Los excesos de Navidad

Las Navidades suelen ser una época de excesos, tanto en comidas como en otro tipo de hábitos y pese a que en el momento no nos estemos dando cuenta de lo peligrosos que pueden llegar a ser, es con el paso del tiempo en donde empezamos a pagar las consecuencias, entre otras cosas, a modo de sobrepeso, de los temidos excesos de Navidad.

Si quieres evitar estos excesos para que no tengas que arrepentirte más adelante, hay que ser bastante consecuente con la comida. Para ello, trata de incorporar a tu dieta elementos más saludables, que no importe picar de los mismos entre horas ya que se trata de un alimento sano y saludable.

La comida, uno de los principales excesos de la Navidad

En torno a la comida, siempre giran los mayores excesos en cuanto a la Navidad se refiere. Para ello, existen pequeños trucos que pretenden acabar con esto, como por ejemplo abandonar la mesa una vez que hemos finalizado de comer. Gracias a este sencillo pero eficaz truco, conseguiremos el no seguir comiendo, algo que suele ser bastante común y probable en cualquier entorno familiar que se precie.

Por lo demás, también merece la pena andar con cuidado con respecto al consumo del alcohol y lo más importante siempre es beber con moderación. Si no quieres beber tanto y buscas algo con lo que saciar tu sed, sin duda el agua es la mejor opción. Tienes que tener en cuenta que el alcohol cuenta con una gran cantidad de calorías, que ayudarán a engordar tu cuerpo.

En definitiva, si tenemos cuidado con los excesos y somos responsables en cuanto a nuestros hábitos alimenticios se refiere, no tendremos que arrepentirnos de nada más adelante y podremos disfrutar de la Navidad del mismo modo ya que muchos de estos excesos, terminan produciéndose sin que nos demos cuenta, pagando las consecuencias por los mismos más adelante, sin que apenas nos demos cuenta de la situación.